En la actualidad el mundo del séptimo arte intenta plasmar en sus creaciones temas de actualidad, o aquellos ámbitos que pueden tener más afluencia de público a las salas. Con la idea, desde luego, de motivar al espectador con la trama que presenta la película.

En este sentido, el mundo del motor siempre ha sido un tema recurrente que ha obtenido sus frutos, tanto en cifras de audiencia como en repercusión económica para los productores.

Fast and Furious

Son muchos los títulos que un aficionado del motor no debería perderse, como así se muestra en un reciente artículo de Revista GQ.

Sin duda, una de las sagas que más repercusión han tenido a nivel de notoriedad es Fast and Furious. Y te confieso que no me había visto ninguna de sus entregas hasta hace muy pocas semanas…Pero sucede que últimamente estamos repitiendo sagas cinematográficas que nos emocionaron mientras estrenan las películas y las series que esperamos.

Así fue que, teniendo en cuenta que a Sergio le gusta tanto esta saga, dije: “veámosla desde el principio y miremos si me engancha”; y ya te digo que costó, pero a la final terminé encantada y disfrutando mucho de las historias y de los coches.

Al fin y al cabo, este tipo de películas reciben críticas muy duras en cuanto a lo que presentan, y a menudo llegan a ser excluidas por los críticos más exigentes. Y los entiendo.

Hablamos de una saga donde, de repente y casi sin venir a cuento, unos pandilleros que corren con coches trucados en carreras callejeras ilegales acaban desarticulando mafias y ayudando a detener terroristas o eliminar amenazas.

¿Y cómo así?, dirás, si no ves la progresión de los acontecimientos ni la caracterización… ¿Cómo pasan unos niñatos locos por el tuning a ser un equipo de respuesta antiterrorista?

Esa es una pregunta que los guionistas responden mostrándonos a personajes que, al parecer, no solamente saben pelear y conducir muy bien; sino que son también como una familia y que, gracias a sus fuertes vínculos, saben crear una estrategia conjunta donde se aprovechan al máximo los dones de todos para resolver cada situación que afrontan.

Por contra, no hay que menospreciar este tipo de cine comercial que tanto éxito tiene entre los jóvenes de todo el mundo. Es más interesante estudiar qué hay en ello que tanto engancha.

La conjunción de coches de alta gama y carreras; efectos especiales cada vez mejores y más intensos; personas muy atractivas interpretando a personajes con rasgos personales y valores muy marcados; y situaciones de riesgo que te ponen los nervios a flor de piel son la mezcla perfecta para crear un producto que cuenta por millones de seguidores a sus fans.

Poniendo el foco en una de las últimas películas de la saga, Fast and Furious 7 y una de las más emotivas también, es conveniente analizar la verosimilitud de las situaciones que en ese largometraje se producen… Porque, al fin y al cabo, tras más de 7 películas, son muchas las escenas que te dejan un poco loco.

Recordemos las famosas escenas del tanque blindado en la autopista y de la pista de aviones infinita, que generaron el mismo tipo de impresiones que los interminables campos de fútbol de Súper Campeones y la patada de la grulla en Karate Kid.

Por ello es tan común ver que especialistas del mundo del cine e incluso de los coches hablen en profundidad de las escenas y traten de analizarlas. Hasta Betway Casino lo ha hecho. A eso hemos llegado.

Y es que lo siento, pero es indiscutible que sientas duda sobre la posibilidad de que una escena como la que te voy a contar se pueda hacer realidad.

En la escena en cuestión, los protagonistas roban un Lykan HyperSport en una de las plantas superiores de un conglomerado de rascacielos…

Y para escapar, saltan entre edificios.

Cruzan tres torres separadas por una distancia más o menos considerable.

Tras hacerse con el vehículo y atravesar una pared, ante la llegada de enemigos al salón en cuestión, los dos protagonistas no tienen más remedio que alcanzar velocidad, y hacer saltar el coche con ellos dentro de una torre a otra.

Pero en esa escena no queda la proeza de estos dos hombres: los frenos se han visto dañados por un tiro en el vehículo y por los impactos de los aterrizajes; con lo que el coche vuelve a saltar al edificio contiguo… ¡Y vuelve a lograrlo!

Uno pensaría que ya tienen bastante, pero no: como caen en una zona en construcción sin pilares fuertes donde estrellarse para frenar a la fuerza, Toretto (Vin Diesel) y O’Conner (Paul Walker) no tienen otra que cruzar al edificio siguiente. Allí aterrizan en una galería o exposición de arte y consiguen librarse de caer al vacío con el automóvil más caro mostrado en el film.

Que, por cierto, termina hecho mierda contra el suelo al salir despedido de la tercera torre.

En películas como estas, los protagonistas salvan la vida por lo que algunos ya dan en llamar “protección del guión”. Pero, ¿son estas acciones reproducibles en la vida real?

Ante esta cuestión tan notoria, Alice Ford, quien es doble de escenas peligrosas, postula que “si los edificios estuvieran suficientemente juntos, es posible que el automóvil pudiera saltar de un edificio a otro.”

“Lanzarse fuera del coche sería tarea posible; lo que es improbable es no salir rodando varios metros en el momento del salto”, añade la especialista de cine.

Personalmente, y por más cálculos y demostraciones que me ofrezcan, no es algo que recomendaría, ¡ni mucho menos haría! Sin embargo, este tipo de escenas de riesgo son cada vez más comunes. Y si no que se lo pregunten a Jackie Chan, que ostenta el record de lesiones en escenas de riesgo por su negativa a usar dobles.

Y si a una persona altamente entrenada como él le han ocurrido tantos accidentes como para que ninguna empresa le quiera asegurar y haya tenido que crear su propio seguro; quizás es que hay cosas que pertenecen a la ficción y allí deben quedar.

Al fin y al cabo, no todo lo que vemos en las películas es para hacerlo real… ¿No te parece?

Mira la escena completa aquí:

 

Similar Posts

Leave a Reply

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Mi Blog de Cine y TV. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. Legitimación: tu consentimiento.
Destinatarios:los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de KnownHost LLC (proveedor de hosting de Hablando de Sexo) Con domicilio en Delaware, Estados Unidos. Más información en: https://www.knownhost.com/.
Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la Política de Privacidad para mayor información.

Your email address will not be published.