Desde pequeña María demostró ser una niña muy especial, sus padres la consideraban como un bicho raro, pues hacía cosas que no encajaban para su edad. Cuando tuvo edad de ser requerida en matrimonio José estaba ahí pendiente de pedir permiso para hablar con ella y ella lo aceptó. María era amiga de María Magdalena, les tocó la muerte de la madre de María Magdalena apedreada por adulterio, una amiga de ella vino y se la llevó a trabajar al palacio, era una parte donde vivían alegremente.

Maria

Un día María fue visitada por el Ángel Gabriel que le anuncio que sería Madre y que al niño le colocaría por nombre Jesús. Ella feliz aceptó ser la esclava del Señor, a pesar de ser rechazada por todos, hasta su marido, José, la dio la espalda hasta que el Ángel lo visitó a él y le dijo que no temiera nada y aceptará a María por esposa. Sin dilación y sin dudas le pidió matrimonio y todos la aceptaron de nuevo.

Como se iba a realizar un censo les tocó ir a Nazaret y en el camino le cogió el alumbramiento, por lo que María tuvo que dar a luz en una pesebrera, pues no había sitio en otra parte, ya que en todas las posadas les cerraron las puertas. Allí dio a luz a Jesús y tuvieron la visita de tres Reyes Magos con sus ofrendas de oro, incienso y mirra y todos los pastores lo adoraron.

Avisados por el Ángel de que iban a matar a todos los primogénitos, les tocó salir huyendo de allí, para salvarle la vida a Jesús, todos los inocentes pagaron el pato.

Jesús creció y se convirtió en el dolor de cabeza de María que todo lo aceptaba con una sonrisa a pesar de haber sido advertida que sufriría como si mil espadas se le clavaran en el corazón. José murió y María siguió los pasos de su hijo, como una más de los creyentes que iban detrás de sus palabras. A pesar de que Jesús no la reconoció como madre, pues dijo que todas eran su madre y todos sus hermanos, a lo que ella dijo que él era su señor y se quedó como si nada, sabiendo que lo tenía que compartir con toda la humanidad y lo que pasaría más adelante era por amor a todos.

Se volvió a encontrar con María Magdalena luego de que Jesús la salvara de ser apedreada al encontrarla su marido con otro, les dijo a todos los que tenían un piedra en la mano que aquel que no tuviera pecado, tirara la primera piedra. Que manada de pecadores somos todos, pues ninguno la condenó, todos tenemos cola que nos pisen.

A partir de ese momento se convirtió en seguidora de Jesús y acompañó a María en todo el calvario que tuvo que sufrir con la condena de su hijo. Pues cada que lo azotaban era como si ella recibiera esos azotes. Me pareció terrible estas escenas y ponerse en los zapatos de ella, viendo como trataban a su hijo. No me explico cómo la gente era tan pacifica en ese tiempo o como ya sabía lo que pasaría soportaban todo con estoicismo sin quejarse, igual nada se ganaban quejándose, solo que los crucificaran a ellos también. Además que tenían la promesa de la resurrección, eso creo que daba fuerzas.

A grandes rasgos esa fue la vida de María según la leyenda vivir y morir para su hijo, acatando todo sin protestar. Antes los ángeles hablaban al oído a las personas, ahora creo que no se toman esa molestia pues todos vivimos sordos y sólo pensamos en nosotros mismos. ¿Quien se quiere sacrificar por el prójimo? ni de fundas, cada quien que se defienda como pueda.

Similar Posts

Leave a Reply

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Mi Blog de Cine y TV. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. Legitimación: tu consentimiento.
Destinatarios:los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de KnownHost LLC (proveedor de hosting de Hablando de Sexo) Con domicilio en Delaware, Estados Unidos. Más información en: https://www.knownhost.com/.
Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la Política de Privacidad para mayor información.

Your email address will not be published.